jueves, 31 de mayo de 2012

Teseo y el Minotauro, obra de teatro en cuatro actos creada por los alumnos de 2° año


                                                   Teseo y El Minotauro
Acto I
(Palacio de Egeo. Al fondo, por una amplia ventana, se divisa un barco con velas negras listo para zarpar.                                                                        
Teseo viste una túnica corta, sandalias y lleva una espada en el cinturón.)                                                                                            Teseo: (de pie frente a su padre, aprieta su mano derecha sobre la empuñadora de la espada) -Padre, el rey de Creta no puede seguir impidiéndonos  tan duro castigo… Pasó mucho tiempo desde que fuimos vencidos… Los jóvenes atenienses no deben seguir muriendo por aquella derrota.                                                                                Egeo: (Mirando con tristeza a Teseo) -¿Qué podemos hacer, Teseo, Hijo mío…? La nave esta lista(Alcanzando du mirada hacia el )cielo)¡Oh, Zeus, nuevamente permites que Atenas se oscurezca con la sombra de la muerte.                                                                 Teseo: -¡Oh, rey, ya soy un hombre y puedo derrotar al minotauro! (Arrodillándose delante de Egeo) Déjame ir  en este viaje ,te lo ruego.                                                                                                                Egeo: -No sabes lo que dices, Teseo. No saldrás  con vida del laberinto. Ese monstruo con cabeza de toro te devorara.
Teseo: (se pone de pie) -Padre, volveremos con vida. (señalando al mar) Desde lejos divisaras las velas de nuestra nave volviendo victoriosa.                                                                    Egeo: -Teseo, hijo bien amado, que los dioses te protejan. (resignado) La nave que conduce lleva velas negras. Cuando regreses vencedor del Minotauro, cámbialas por velas blancas. De ese modo, a la distancia, conoceré la noticia de tu victoria.                    (lo abraza).   
                                                                                                   
                                Poseidón y Teseo
Acto II
(Una noche durante el viaje,  Poseidón, el dios de los mares, se apareció en el sueño de Teseo (mientras dormía en la cama). Sonreía.)
Poseidón: -Al despertar ¡sumérgete en el mar! Encontraras allí un anillo de oro que el rey Minos ha perdido y así podrás vencer al Minotauro.
Teseo: -Encontraré el anillo del Rey Minos y venceré al Minotauro.
Poseidón: -Se encuentra al fondo del mar cerca de Creta ¡Que tengas suerte!
Teseo: -¿Suerte? No la necesito, se que lo encontraré.
Poseidón: -Hablaremos cuando lo encuentres…
Teseo: (despierta del sueño) -Encontraré el anillo y le demostraré a Poseidón que soy muy valiente.
(Tiempo después)
Teseo: Encontré el anillo de Minos y soy muy valiente ¿lo ves, Poseidón?
Poseidón: Lo encontraste, qué bien, ahora vencerás al Minotauro ¡suerte!
Teseo: -Mataré al Minotauro ¡ya verá ese monstruo!                                                                    

                         Minos, Teseo y Ariadna
Acto III



(Teseo llega a Creta. Conoce a Ariadna y también al Dios Minos.)  

Teseo: -Te saludo, OH poderoso Minos. Soy Teseo hijo de Egeo.                                          Minos: -¡Mucho gusto! Teseo, espero que no hayas recorrido todo este camino para implorar mi clemencia.
Teseo: -No, sólo tengo un anhelo: no abandonar a mis compañeros.                                             Minos:-¿Te puedo hacer una pregunta?                                                                                  Teseo: -¡Si! Dime.                                                                                                                  Minos: -¿Te gustaría enfrentar al Minotauro?                                                                  Teseo: -Sí, para eso vine hasta acá, para que todos se den cuenta que soy  valiente.                                                                                                                         Minos: -Bueno, me parece perfecto. Ahora te presento a mi hija Ariadna.                                                                                                                                           Teseo: -¡Hola Ariadna! Mucho gusto, soy Teseo.
Ariadna: -¡Hola, joven! ¿Cómo te va?                                                                                   Teseo: -Bien. ¿Te gusta tejer?                                                                                                Ariadna: -¡Sí! Me encanta, algo que me permite reflexionar mucho.                            Minos: -Dejen de hablar, vengan a comer y a descansar.                                             (Teseo da un sobre salto: Alguien había entrado en su  habitación)                                                                                                                 Ariadna: -No temas, soy yo, Ariadna. Teseo, te imploro, no te unas a tus compañeros en el laberinto: jamás saldrás de él. No quiero que mueras.                          Teseo: -Sin embargo, Ariadna, es necesario, debo vencer al Minotauro.                                                                                                                                                                                                                Ariadna: -Es un monstruo. Lo detesto, y sin embargo es mi hermano.                        Teseo: -¿Cómo? ¿Qué dices?                                                                                              Ariadna: -Ah, Teseo, déjame contarte una historia singular…                                        (La muchacha se acerco al héroe para confiarle )                                                       Ariadna: -Mucho antes de mi nacimiento, mi padre, el Rey Minos, cometió la imprudencia de engañar a Poseidón: Le sacrifico un miserable toro flaco y enfermo en vez del magnífico animal  que el dios le había enviado.                        
Teseo: -¡Qué horrible estrategia!                                                                                      Ariadna: -No creas que quiero salvar al Minotauro.                                                                                                                               Teseo: -¡Ese devorador de hombres merece mil veces la muerte!Entonces lo  matare.                                                                                                
Ariadna: -Si llegaras a hacerlo, nunca encontrarás la salida del laberinto.                                                                                                                               Ariadna: -Teseo, si te facilitara el medio de encontrar la salida del laberinto, ¿me llevarías de regreso contigo?                                                                           Teseo- ¡Sí, Ariadna, seguro!                                                                                              Ariadna- Conozco los hábitos del minotauro (insistió) se cuales  son sus debilidades  y como podrías acabar con el. Pero esa victoria tiene un precio, ¡me sacas de aquí y me desposas!
Teseo- De acuerdo, acepto. Ni bien salga, nos casamos.                                               (Ariadna se sorprendió de que Teseo aceptara tan rápidamente  ¿estaba enamorado de ella? ¿O se sometía a una simple transacción? ¡Qué importaba!                                                                         Le confió mil  secretos que le permitirían vencer a su hermano al día siguiente  y el ruido de su voz se mezclaba con el obstinado choque  de sus agujas: Ariadna  no había dejado de  tejer).     




                                  Teseo y el Minotauro
Acto IV
(Frente a la entrada del laberinto)
 Minos: -¡Entren! Es la hora.                                                                                             Ariadna: (mientras los catorce jóvenes aterrorizados estaban uno atrás del otro en  el extraño laberinto) -¡Teseo! Toma este hilo y, sobre todo, ¡no lo sueltes! Así, quedaremos ligados uno con el otro. (Teseo toma el hilo y se va)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             
Minos: - ¿Y Bien Teseo (se burla) acaso tienes miedo? (Teseo entra al laberinto)                                                                                                                          
Teseo: (rápidamente se unió a sus compañeros  que vacilaban ante una bifurcación) -Les digo que tomen la derecha. ¡Detengámonos! Escuchen, ¿no oyen nada? Llegamos (Murmuró) ¡El monstruo esta cerca! Espérenme aquí y sobre todo no se muevan.                                                                                                              Atenienses: -¡Bueno, Teseo, te esperamos aquí y no nos movemos! Pero cuidado con ese monstruo.                                                                                     (Teseo se encuentra con el minotauro, agarra una osamenta del suelo y le da un golpe. Poco a poco las fuerzas del minotauro declinan)                                                                                                                             
Atenienses: -Increíble… ¡has vencido al minotauro! ¡Estamos a salvo! (Teseo reclama su ayuda  para arrancarle los cuernos del  monstruo)                                                                                                                              
Teseo: -Así,  Minos sabrá que ya no quedara tribu para reclamar.
Atenienses: -¿De qué servirá? por cierto, nos hemos salvado. Pero nos espera una muerte lenta: no encontraremos jamás la salida del laberinto.                                                                                                             Teseo: -Sí (afirma mostrándoles el hilo) ¡miren!
(Inmediatamente, luego de muchas horas, emergieron a ser libres)
Ariadna: -¡Teseo… por fin! ¡Lo has logrado! (se abrazan)
Teseo: (en el puerto de Cnosos) -perforen el casco de todos los navíos cretenses- ordenó Teseo.
Ariadna-¿Por qué? (asombrada)
Teseo-¿Crees que tu padre no se dará cuenta? ¿Que dejará escapar a su hija con el que mató al hijo de su esposa?
(Cuando el sol se levanto Teseo  tuvo otro sueño extraño. Esta vez hizo su aparición otro dios: Baco)
Baco: (con voz de mando) -Es necesario que abandones a Ariadna en una isla. No se convertirá en tu esposa. Tengo para ella otros planes gloriosos.
Teseo: -Sin embargo (balbuceando) le he prometido…
Baco: -Lo se. Pero debes obedecer. O sufrirás la cólera de los dioses.  (Despertó, aun vacilaba. Al día siguiente la galera debió enfrentar una tormenta violenta que vio en ella un evidente signo divino)                                                        Teseo: -¡Debemos detenernos lo antes posible! ¿No ves tierra a lo lejos?
Vigía: -¡Sí! Una isla a la vista…Debe ser Naxos. (Desembarcan y esperan que el tiempo se calme)
(A la madrugada Teseo reúne a sus hombres y les ordena partir lo antes posible. Los hombres se marchan)
Guardián: -¡Una nave a la vista! Sí, es la galera que vuelve de Creta. ¡Rápido, vamos a advertirle al Rey!
Egeo: (loco de esperanza y de inquietud, acude a los muelles) -¿Las velas? ¿Puedes ver las velas y decirme su color?
Guardián: -Ay, gran Rey, son negras.
(Egeo, loco de dolor, se arroja al mar y se ahoga)
Teseo: (Va hacia el cuerpo sin vida de su padre) -¡Padre mío! ¡No… estoy vivo! ¡Vuelve en ti, por piedad!
Atenienses: (se inclinan hacia Teseo) -¡A partir de ahora, Teseo, eres el rey!
Teseo: (Triste) -¡Que este mar, a partir de ahora, lleve el nombre de mi padre adorado!
(Mientras tanto Ariadna espera en la isla a que se cumpla su destino, sin saber cuál será)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada